Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar
CONSEJO FARMACÉUTICO DEL MES

¿Qué es la astenia primaveral? ¿Es un mito o afecta de verdad?

Los mejores trucos para combatirla

¿Qué es la astenia primaveral? ¿Es un mito o afecta de verdad?

La astenia primaveral es el nombre que le damos los profesionales sanitarios a ese conjunto de síntomas que podemos sufrir las personas cuando llega la primavera. El trastorno, si lo consideramos como tal, no es específico del cambio de estación; al contrario, la astenia (o sensación de falta de energía) es un síntoma que aparece en muchas ocasiones. A veces viene dada por una situación fisiológica como el embarazo; otras por una enfermedad como la anemia, y otras como la astenia primaveral, por un cambio climático.

Pero no nos adelantemos... entonces, ¿Qué es la astenia primaveral?

Es esa sensación de falta de energía que se da en el cambio de estación

¿Y qué síntomas tiene?

Además de la sensación de cansancio, la astenia se puede ver acompañada de:

  • somnolencia durante el día e insomnio al llegar la noche
  • cefaleas
  • hipotensión
  • falta de concentración
  • cambios en el estado de ánimo, mayor irritabilidad, desmotivación, tristeza y ansiedad
  • pérdida de apetito
  • disminución de la líbido

Todos estos síntomas no tienen porque aparecer en todas las personas, ni todos con la misma intensidad

¿Y por qué se produce?

La astenia primaveral viene inducida por el cambio de estación. Al alargarse el día estamos expuestos a más horas de luz solar, mayores presiones atmosféricas y mayor temperatura. Esto provoca cambios en nuestro organismo y también en nuestro comportamiento: salimos más, tenemos más tiempo de ocio, modificamos los horarios de nuestro día a día. Además, al cambio de estación tenemos que añadirle el cambio horario (adelantamos una hora los relojes) cosa que acentúa más aun el cambio en nuestras rutinas.

¿Y por qué esto afecta tanto?

Todos estos cambios climatológicos y conductuales hacen que nuestro organismo funcione diferente. Se altera la secreción de distintas sustancias como por ejemplo la melatonina (que nos ayuda a conciliar el sueño ¿te acuerdas del post? ) o el cortisol (que nos induce el sístema de alerta del organismo) y como consecuencia de ello se pueden originar los síntomas que hemos comentado antes.

¿Y qué puedo hacer para prevenir la astenia?

Hay muchas pequeñas ayudas que nos pueden venir bien para prevenir o tratar la astenia primaveral, pero ante todo:

  1. Estar tranquilo: la astenia primaveral dura una o dos semanas. Después de unos días tu cuerpo se habrá acostumbrado al cambio de estación y estará a punto para disfrutar del buen tiempo
  2. Tener en cuenta que si pasadas un par de semanas seguimos sintiendo cansancio y falta de energía puede haber otra causa y sería bueno pararse y evaluar
  3. Mientras tanto, para seguir dando el 100% de nosotros mismos ¿Qué hacemos?
  • Comer más verdura y fruta fresca, nos ayuda a estar más despiertos y nos dan vitaminas para tener más energía.
  • Respetar las horas de sueño. Si tienes problemas para conciliar el sueño este post te puede ayudar.
  • Intentar adaptar el cambio horario poco a poco en lugar de en un sólo dia. Atrasa tus rutinas (las que puedas) 15 minutos durante los 4 días anteriores al cambio de hora.
  • Practicar ejercicio regular. El ejercicio nos ayuda a equilibrar de nuevo la secreción de cortisol, para que sea más fácil la adaptación.
  • Evita el exceso de sustancias excitantes como el café. Si necesitas más energía son mejores las vitaminas que la cafeína

¡Gracias por leernos!