Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar
CONSEJO FARMACÉUTICO DEL MES

El mejor colágeno: ¿importa su origen?

Colágeno marino, colágeno porcino, colágeno de pollo… ¿importa de dónde viene el colágeno?

El mejor colágeno: ¿importa su origen?

No todos los colágenos son iguales. El colágeno es una proteína de sostén que tienes, al igual que todos los animales (aves, peces, mamíferos…) y que forma parte de tus músculos, huesos, ligamentos, articulaciones o piel. De sostén quiere decir que los mantiene y que les da fuerza a su estructura. Entonces, si esta proteína está presente en todos los animales ¿por qué no todos los colágenos son iguales? Cada animal fabrica el colágeno a su manera, y cuanto más cercana sea tu línea evolutiva a la del animal, es decir cuanto más cercana sea la especie, más se parecerán sus proteínas a las tuyas. ¿Y porqué es importante que el colágeno que tomas se parezca al tuyo? Cuanto más parecido sea el colágeno que ingieras al tuyo, más capacidad tendrás para absorberlo y por tanto más rendimiento sacarás de la misma cantidad. Por ejemplo tomando 10 g de colágeno de cerdo y 10 g de colágeno de pollo, el de cerdo lo aprovecharás mejor, porque el cerdo es un mamífero y el pollo un ave. Sobre la capacidad de absorber mejor el colágeno también hablamos en el post Colágeno hidrolizado.

Hoy en día, los dos colágenos que puedes encontrar con más facilidad en el mercado son el  de cerdo y el de pollo. Muchas veces te habrás preguntado por qué hay tanta diferencia de precio entre una marca de colágeno y otra. En realidad hay varios motivos que pueden explicar esta diferencia pero uno de ellos es el origen del colágeno, ya que la obtención del colágeno de pollo es más barata que la del colágeno porcino. Ahora bien, necesitas tomar más dosis de colágeno de pollo para hacerlo igual de eficaz, con lo que en la práctica puede pasar que a tu bolsillo le salga más rentable si escoges el porcino.

En cuanto al colágeno marino, generalmente se extrae de cartílagos de pescado y en la misma dirección que te comentabamos antes, es un colágeno menos similar al humano que que el colágeno de mamífero.

También hay que valorar cuando compres un colágeno, qué minerales (como el magnesio)  (vitaminas del grupo B, o vitamina C) u otros nutrientes (ácido hialurónico, MSM, etc.) lo acompañan, ya que quizás puede que te aporte otros beneficios que te convengan. Pero siendo claros, en cuanto a calidad de la proteína en términos de absorción para las personas el colágeno marino es inferior al colágeno porcino.

También puede que hayas escuchado hablar del “colágeno vegetal”, pero en realidad el colágeno es una proteína exclusiva de los animales. Lo que comercialmente le llaman “colágeno vegetal” son en realidad pectinas, y éstas no tienen las capacidades regeneradoras del colágeno animal.

Resumiendo, has visto que existen múltiples orígenes del colágeno y que dependiendo de su similitud con tu colágeno, tu cuerpo podrá sacarle más o menos provecho. Ahora ya lo sabes cuando lo compres, el origen del colágeno si importa.